Hipopótamos Agresivos

Hipopótamos Agresivos

Hipopótamos Agresivos

¿Los hipopótamos son tan tiernos como parecen? Cualquiera podría dejarse llevar por su apariencia noble, pero estos animales son considerados uno de los mamíferos más agresivos e impredecibles del mundo. Se dice que incluso atacan instintivamente sin alguna razón aparente; la simple presencia de un intruso es suficiente para sacar el mal carácter.

Los detalles explicados a continuación se relacionan mayormente con el hipopótamo común, ya que los pigmeos sí llegan a ser territoriales y defienden su espacio de los intrusos, pero no muestran el grado de agresión que tienen los comunes y tienden a ignorarse mutuamente.

El motivo de las batallas se relaciona al derecho de apareamiento, no al acceso de alimentos.

Un dato curioso sobre este asunto es que la territorialidad de los hipopótamos comunes se presenta mayormente en el agua y a horas del día. Algunas batallas entre machos dan inicio en la tierra, pero de una manera sorpresiva acaban dentro del agua de mares o ríos. Durante las noches no se han avistado disputas.

La agresividad de los hipopótamos los lleva a desenlazar peleas muy sangrientas en donde finalmente uno decide rendirse. No es común que el perdedor muera, ya que huye cuando no existe más oportunidad de ganar. El motivo de estas situaciones se relaciona al derecho de apareamiento, no al acceso de alimentos.

Agresión de los hipopótamos.

Machos dominantes luchando por territorio.

Los machos maduros y dominantes son controladores de hasta 100 metros de territorio dentro de un río y de un máximo de 500 metros de las orillas de los lagos cuando son territorios exclusivos para el apareamiento.

Es tanta la agresividad e imponencia de los hipopótamos que son los únicos que se atreven a caminar tranquilamente en zonas infestadas de enormes cocodrilos. Cualquiera podría pensar que estos reptiles no le temen a nada y que atacan automáticamente ante la presencia de algún otro ser vivo, pero cuando se trata de un hipopótamo suelen alejarse, hundirse en el agua o simplemente mostrar cierta irritabilidad pero sin llegar a enfrentarlo. En el medio acuático los indiscutibles amos son los hipopótamos, ya que en algunas ocasiones se ha visto que ellos mismos se acercan a los grandes reptiles para robarles su comida. Un acto muy valiente que solo ellos pueden llevar a cabo.

Es tanta su imponencia que son los únicos que se atreven a caminar tranquilamente en zonas infestadas de cocodrilos.

Sorprendentemente, aunque se trate de un grupo grande de cocodrilos, no suelen unirse para atacar a un hipopótamo solitario. Esto ocurre muy rara vez, pero generalmente cualquier tipo de fauna que comparta territorio con estos enormes mamíferos semiacuáticos prefiere mantener su distancia y no causar algún tipo de disturbio.

Las hembras, por su parte, contraatacan a machos que por alguna razón agredieron  a su cría hasta lastimarla o matarla. Ellas no se enfrentan cara a cara, ya que estarían en desventaja, sino que se acercan lateralmente y los empujan con fuerza. Cuando se trata de cuidar a un pequeño, la gran mayoría de las madres se vuelven más violentas.

Los cocodrilos del Nilo, las hienas y los leones se aprovechan de las crías que están en descuido de sus madres. Como mencionamos anteriormente, no existe un contrincante directo para los hipopótamos adultos, pero sí se han registrado casos donde son capturados por grandes manadas de leones que salen de cacería.

Hipopótamos agresivos y territoriales.

Macho solitario demostrando dominio.

África está repleta de fauna agresiva y letal. Serpientes, escorpiones o leones son seres de los que hay que cuidarse, pero los humanos que han mantenido un contacto cercano con los hipopótamos, es decir, exploradores, científicos, personal para programas de televisión, entre otros, afirman que son sin duda, uno de los animales más peligrosos de toda África.

Estos atacan a personas caminando en tierra firme o incluso a bordo de pequeñas lanchas sin razón aparente. El hecho de que sientan la presencia de un ser desconocido merodeando su propiedad, es motivo para mostrar su dominio.

Alrededor de 3,000 personas al año son víctimas mortales de hipopótamos en estado salvaje.

Según las estadísticas del African Wildlife Foundation, alrededor de 3,000 personas al año son víctimas mortales de hipopótamos en estado salvaje. Tal cuestión es principalmente porque logran esconderse perfectamente en los ríos sin ser detectados anticipadamente.

A pesar de su nivel de agresividad, no deben ser vistos como especies “asesinas”, término que algunos medios de comunicación les asignan otorgándoles mala reputación, lo que logra que los pobladores tomen acciones contra ellos de manera justificada. Su mal temperamento es parte de su naturaleza y el hábitat en el que se desenvuelven es uno de los más peligrosos de la tierra.

La vida en África es dura y muy peligrosa. Mucha de la fauna nativa es amenazante y letal, pero los hipopótamos tienen una gran ventaja al poseer ese comportamiento combativo, ya que son evitados por la mayoría de la fauna salvaje. Resulta irónico saber que son especies respetadas en su medio natural como si se trataran de grandes felinos, pero la realidad es que ni son depredadores que salen a cazar ni son 100 % carnívoros.