Relación entre Humanos e Hipopótamos

Relación entre Humanos e Hipopótamos

Relación entre Humanos e Hipopótamos

En general, la relación entre los seres humanos y cualquier tipo de fauna terrestre o acuática es complicada. La sobrepoblación humana y la falta de recursos para todos obliga a recurrir a actos que atentan contra la integridad de otros seres vivos vitales para el equilibrio ecológico de la Tierra.

Según las estadísticas publicadas por African Wildlife Foundation, los hipopótamos matan a 3,000 personas cada año en varias regiones de África, donde los pobladores deben lidiar y convivir con estos mamíferos salvajes que muchas veces los sorprenden sin tener tiempo de reaccionar para salvar sus vidas. Es por ello que se han dado muchos conflictos entre seres humanos e hipopótamos, por lo que organizaciones protectoras analizan la situación y encuentran maneras de crear barreras para proteger cultivos u hogares y dejar libre el espacio territorial de dichos animales.

Según testigos que han presenciado a los hipopótamos en vivo, atacan sin haber sido provocados. Afirman que solo el hecho de que otro ser extraño ingrese en sus aguas es una razón para aumentar su agresividad y demostrar total dominio.

Cautiverio

¿Pueden sobrevivir en cautiverio? A pesar de poseer un gran tamaño, sí pueden sobrevivir en cautiverio. Muchos zoológicos alrededor del mundo conservan a algunos ejemplares dentro de sus recintos, ofreciendo a los visitantes información sobre su ciclo de vida y hábitos generales, al mismo tiempo que dan a conocer su situación actual en la vida salvaje.

En cautiverio se les construye lagos con vegetación para dar un entorno lo más parecido a la realidad.

En dichas áreas artificiales se construyen lagos y se coloca un poco de vegetación para dar un entorno lo más parecido a la realidad, aunque sabemos que esto está lejos de serlo. Defensores de los animales argumentan que no deberían existir hipopótamos en cautiverio, puesto que necesitan realizar sus comportamientos naturales con libertad y bajo encierro esto no siempre es posible.

Señalan también que animales tan grandes necesitan mucho más espacio que el que se les asigna, y que su comportamiento social incluye agrupaciones numerosas y convivencia con otro tipo de fauna salvaje.

Hipopótamos en zoológicos.

Hipopótamo común en cautiverio.

Evitar ataques

Si te encuentras en un país muy alejado de la presencia de los hipopótamos probablemente nunca tendrás que tomar estas recomendaciones, pero si algún día visitas una nación africana o un conocido tuyo lo hace, sería útil compartirle esta información.

John Coppinger afirma que los hipopótamos no son los animales más peligrosos de África.

John Coppinger, un respetado y experimentado guía de los safaris africanos, afirma que en toda su vida solo ha visto un par de lesiones graves causadas por estos mamíferos hacia dos personas, y que es solo un mito que son los animales más peligrosos de África. Menciona y reitera que esto no quiere decir que los hipopótamos sean amigables y que no se deba tener precaución, sino todo lo contrario. Su enorme tamaño y peligrosa dentadura creada para la batalla podría triturar el cuerpo de cualquier humano.

Ante esto, revela cómo evitar un encuentro fatal con un hipopótamo salvaje.

– Es importante que si se ves a un hipopótamo a lo lejos desde una embarcación, le des el espacio suficiente para que no se sienta agredido y pueda sumergirse.

– Se esconden en los matorrales y difícilmente son presenciados con facilidad, por lo que es mejor alejarse de esas zonas. Son animales muy impredecibles que en cualquier momento salen de su escondite para atacar.

– Afirma que los gritos o los movimientos corporales que usaríamos para ahuyentar a otro animal más pequeño no resulta efectivo contra los hipopótamos.

– No dejes que el animal se ponga debajo de tu embarcación; sobre todo si se trata de un kayak o una lancha pequeña.

En caso de que alguno te persiga, puedes esconderte en un árbol.

Si no hay árboles cerca, trata de correr a diferentes direcciones para cansarlo. Ellos corren a 30 km/ pero en tramos cortos. Concéntrate en dónde pisas para evitar caer al suelo.

Y lo más importante, evitar nadar o navegar en ríos o lagos con altas concentraciones de hipopótamos.

Ni los científicos han podido descifrar el lenguaje corporal de los hipopótamos para saber si tienen una actitud agresiva o apacible, una reacción letal puede originarse en segundos, por lo que recomienda no acercarse por ningún motivo a estos animales, por más curiosidad que se tenga.